HISTORIA


En 1998 ADEMI dejo de ser una institución crediticia y se convierte en Banco ADEMI y la Fundación ADEMI es accionista del Banco ADEMI, así convirtiéndose en un modelo de fundación-banco-fundación exitoso y puramente vernáculo en su naturaleza, para América Latina, ADEMI sigue siendo una institución privada, sin fines políticos, ni religiosos, dedicada a ofrecer apoyo a obras de interés social en beneficio de las familias pobres, identificadas y ejecutadas con la participación de organizaciones comunitarias de barrios y comunidades rurales.

"Nuestro compromiso es apoyar las obras de interés social, que ayuden al desarrollo de los mas necesitados"